≡ Menu

Leccion 2 – Amor y Juicio el Dilema de Dios (Oseas)

Escuela Sabática Leccion 2 – Edicion Adultos

 

Amor y Juicio el Dilema de Dios  (Oseas)

 

Sábado 6 de abril

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Oseas 7:11, 12; 10:11-13;
Mateo 11:28-30; Romanos 5:8; 1 Pedro 2:24; Oseas 14.

PARA MEMORIZAR:
“Tú, pues, vuélvete a tu Dios; guarda misericordia y juicio, y en tu Dios confía
siempre” (Oseas 12:6).

PENSAMIENTO CLAVE: Oseas revela más del amor de Dios por su
pueblo descarriado.

UNA MANERA COMÚN en la que los autores bíblicos hablan acerca de la
relación de amor de Dios con su pueblo es el uso de metáforas. Una metáfora
transmite algo profundo acerca de un tema poco conocido por medio de algo
que ya es conocido o familiar. Las metáforas son símbolos, usados para explicar
algo diferente de sí mismos.
Las dos metáforas bíblicas más comúnmente usadas con respecto a la
relación de Dios con su pueblo son las metáforas de esposo-esposa, y padrehijo.
La semana pasada observamos la metáfora de esposo-esposa. Esta semana
consideraremos unas pocas metáforas más de Oseas, de las cuales la más
dominante es, realmente, la de padre-hijo.
Oseas usó metáforas por la misma razón por la que Jesús enseñó en parábolas:
Primero, para explicar verdades acerca de Dios por medio de cosas de
la vida que eran familiares para sus oyentes; segundo, para impresionar en la
mente de la gente importantes principios espirituales que pudieran ser aplicados
a la existencia diaria.

Domingo 7 de abril

FÁCILMENTE ENGAÑADOS Y SIN ENTENDIMIENTO

“Efraín fue como paloma incauta, sin entendimiento; llamarán a Egipto,
acudirán a Asiria. Cuando fueren, tenderé sobre ellos mi red; les haré
caer como aves del cielo; les castigaré conforme a lo que se ha anunciado
en sus congregaciones” (Oseas 7:11, 12). Lee estos versículos en su
contexto. ¿Qué advertencia se da aquí? ¿Qué principio vemos aquí que es
útil para nosotros mismos?
Efraín era el nombre del hijo menor de José, y el nieto favorito de Jacob.
Como Efraín era el nombre de la tribu principal del reino del norte de Israel,
ese nombre se aplicó a todo el reino, así como el nombre de Judá se aplicó al
reino del sur. Aquí, Israel se compara con un pájaro sin entendimiento (cotejar
con Jer. 5:21), que se deja atrapar por una red de cazador. En este contexto,
buscar ayuda en otras naciones era un acto de rebelión contra Dios.
¿Por qué? Porque una alianza con el poderoso Imperio Asirio o con el ambicioso
Egipto demandaría que Israel reconociera la supremacía de los dioses
de esos dos superpoderes (ver también Isaías 52:4; Lamentaciones 5:16). Ir a
ellos significaba, necesariamente, apartarse de Dios. Lo que ellos necesitaban
era volverse a Dios, arrepentirse, obedecer sus mandamientos y abandonar sus
falsos dioses. Esa era la única esperanza que tenían, no las alianzas políticas
con los paganos.
“La posición geográfica de Palestina la exponía a ser invadida por esos dos
antiguos imperios. […] Ese camino, que unía las fértiles cuencas del Nilo y el
Éufrates, era un botín muy codiciado, por el cual luchaban esos dos poderosos
imperios. Los reinos de Israel y de Judá fueron atrapados en esa rivalidad internacional,
y quedaron agobiados por los dos rivales. Israel no tenía confianza
espiritual en su Dios, y cayó en la desesperación y recurrió neciamente,
primero a uno y después a otro, en busca de una ayuda que solo podía convertirse
en una trampa para su propia seguridad nacional” (Comentario bíblico
adventista, tomo 4, p. 931).
Es muy fácil buscar ayuda humana para nuestro problema en lugar de buscar a
Dios. Por supuesto, Dios puede usar agentes humanos para responder a nuestras
oraciones. ¿Cómo podemos estar seguros de que, en situaciones desesperadas
y en necesidad de ayuda, no cometamos el mismo error que Israel?

 

Lunes 8 de abril

UNA NOVILLA DOMADA

Lee Oseas 10:11 al 13. ¿Qué mensaje da Dios a su pueblo aquí? ¿Cómo entendemos
la frase “hasta que él venga y les envíe lluvias de justicia”? (NVI).
En Oseas 10, el hijo de Dios, Efraín, es comparado con una novilla adiestrada
que le gusta trillar porque podía comer mientras trillaba. Así, en lugar de ser
productiva, la existencia de Israel había estado centrada en sí misma. Cuando
Dios pusiera el yugo a Israel para trabajar en campos abiertos, como debía
hacerlo la Nación, la justicia y la bondad crecerían.
En los tiempos bíblicos, el yugo era un instrumento de servicio. Los animales
jóvenes eran adiestrados para ser dóciles trabajando primero en la era
de trilla (Jeremías 50:11). Mientras estaban bajo el yugo, sencillamente tenían
que pisar las gavillas con sus patas. En la siguiente etapa, ellos tiraban un trillo
sobre las gavillas (2 Samuel 24:22). Este tipo de trabajo los preparaba para la
tarea más disciplinada, que era arar surcos en un campo (1 Reyes 19:19; Jeremías
4:3). Dios tenía un plan similar en su adiestramiento de Israel. Él pondría
un yugo sobre el cuello de Efraín para hacerlo trabajar duramente, arando y
rompiendo el suelo.
En Oseas 10:12, el profeta presenta lo que Dios desea de Israel mediante la
obediencia a su palabra. La justicia y un amor perseverante eran los dones
prometidos por Dios a su esposa cuando se renovara el pacto (Oseas 2:19). Si
el pueblo sembraba en justicia, cosecharía bondad. Solo buscando a Dios y su
voluntad podía Israel librarse del castigo venidero. La puerta de la misericordia
todavía estaba abierta para un posible arrepentimiento de parte del pueblo
escogido de Dios.
La amonestación de sembrar justicia tiene que ver con las relaciones de
persona a persona; la búsqueda de Dios tiene que ver con la relación entre
Dios y su pueblo. Romper el suelo representa la reforma, y la renovación espiritual
y social. Dios y su pueblo trabajarían juntos en una relación mutua, para
traer bendiciones a la tierra. El resultado sería un florecimiento glorioso que
llenaría toda la Tierra (Oseas 14:5-7).
Lee la invitación de Cristo de tomar su yugo sobre nosotros (Mateo 11:28-30).
¿Cómo puede ayudarnos a encontrar descanso para nuestras almas el aprender
a ser “manso y humilde de corazón”?
 

Martes 9 de abril

UN HIJO INFANTE

“Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo. […] Enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos; y no conoció que yo le cuidaba” (Oseas 11:1, 3).


En estos versículos, Oseas dice que el camino de Dios es como el cuidado tierno que da un padre reciente. Así como un padre, tierna y pacientemente, enseña al niño a caminar tomándolo por la mano, para evitar que caiga, así Dios cuidó de Israel desde el mismo comienzo. Dios, quien ama y perdona, es el corazón del mensaje de Oseas. Aun cuando él aplica disciplina, es profundamente compasivo. Su ira puede ser aterradora, pero su misericordia está más allá de la comprensión.

Lee Deuteronomio 8:5, Proverbios 13:24, Hebreos 12:6 y Apocalipsis 3:19. ¿Qué punto tienen estos textos en común? ¿Qué consuelo podemos obtener de estos textos?

Por medio de Moisés, Dios informó al rey de Egipto que Israel era su hijo especial (Exo. 4:22, 23). Aunque todas las naciones de la Tierra, incluyendo a Egipto, son hijos e hijas de Dios, la nación hebrea fue elegida por Dios para ser su hijo primogénito, con privilegios especiales. Pero, junto con esos privilegios vinieron responsabilidades. En el desierto, Dios llevó a su pueblo del mismo modo en que “lo hace un padre con su hijo” (Deut. 1:31). A veces los disciplinó como “un padre disciplina a su hijo” (Deut. 8:5).

“Todos los que en este mundo prestan verdadero servicio a Dios o al hombre reciben una educación preparatoria en la escuela del dolor. Cuanto mayor sea la confianza y más elevado el servicio, más estrecha será la prueba y más severa la disciplina” (Ed 151).

No hay dudas, cualquier padre que ama a sus hijos los disciplinará, y siempre para el bien de ellos. Si los seres humanos caídos y con fallas hacen eso, ¿cuánto más podemos confiar en el amor de Dios por nosotros, aun durante los mo­mentos de pruebas?

Para muchos de nosotros, el problema no es acerca de confiar en la disciplina de Dios. Más bien, la lucha es conocer cómo interpretar las pruebas que nos llegan. ¿Cómo sabemos si lo que nos pasa es, en realidad, que Dios nos enseña en la “escuela del dolor”, o si es otra cosa? Trae tus respuestas a la clase el sábado

 

Miércoles 10 de abril

LA COMPASIÓN ES MÁS FUERTE QUE LA IRA

“¿Cómo podré abandonarte, oh Efraín? ¿Te entregaré yo, Israel? ¿Cómo podré yo hacerte como Adma, o ponerte como a Zeboim? Mi corazón se conmueve dentro de mí, se inflama toda mi compasión. No ejecutaré el ardor de mi ira, ni volveré para destruir a Efraín; porque Dios soy, y no hombre, el Santo en medio de ti; y no entraré en la ciudad” (Ose. 11:8, 9).

Este pasaje sirve como una ventana al corazón de Dios: ¿Entregará Dios a su hijo rebelde para ser apedreado a muerte, como lo demanda la ley (Deut. 21:18-21 ; ver también Gén. 19:17-23)? ¡Qué asombrosa vislumbre nos da del sufrimiento propio de Dios a causa del pecado humano, y de su deseo de salvarnos!

Aunque el pecaminoso Israel merecía la destrucción total, Dios, en su mi­sericordia duradera, sigue amando a su pueblo mientras lucha para que se arrepienta.

En el tiempo de Abraham había cinco ciudades situadas en el valle del Jordán, al sudeste del Mar Muerto (Gén. 14:8). Eran conocidas como “las ciudades de la llanura”: Sodoma, Gomorra, Adma, Zeboim y Zoar. De ellas, solo Zoar no fue destruida. Los nombres de las otras cuatro llegaron a ser proverbiales por la destrucción total que cayó sobre ellas a raíz de sus caminos malvados y su falta de disposición a arrepentirse (Deut. 29:23). A algunas de estas ciudades se está refiriendo Oseas en los versículos citados.

Oseas 11 enseña que los caminos de Dios trascienden los de la humanidad pecadora. Dios no permite que la amargura gobierne sus decisiones. El amor de Dios procura traer sanidad, salud y restauración a su pueblo. El propósito de la disciplina divina es corregir, enmendar y reconciliar, no destruir y vengar. Muchas personas, aun cristianos profesos, no entienden este aspecto de Dios; en cambio, lo ven como vengativo, airado y buscando encontrar faltas para castigarlas por sus pecados. Aun peor, algunos creen que quemará a los perdidos en el infierno por toda la eternidad. Esto, sin embargo, no es el cuadro de Dios que se presenta aquí.

Lee Romanos 5:8, 1 Pedro 2:24 y Gálatas 3:13. ¿De qué modo estos tex­tos, aun más que los que vimos en Oseas, revelan la amplitud del amor de Dios por la humanidad?

Jueves 11 de abril

SANADOS, AMADOS Y ALIMENTADOS

Algunos eruditos antiguos consideraban a Dios, tal como es revelado en el Antiguo Testamento, como severo y no perdonador, en contraste con Jesús, como es revelado en el Nuevo. ¿Por qué esta conclusión es equivocada? ¿De qué modo el mensaje de Oseas 14 muestra cuán equivocada es esa conclusión? ¿Qué revela este capítulo acerca del amor de Dios por su pueblo?

El último capítulo de Oseas es un clímax apropiado para el mensaje pro­clamado por el profeta. Reafirma la promesa de que Dios dará la salvación. El capítulo se inicia con un llamado para volverse de toda iniquidad. El profeta pide al pueblo que vuelva a Dios, y le da las palabras exactas que debe decir en la adoración. Su pedido debía ser que Dios quitara la culpa que los hizo tropezar. También debían renunciar a depender de otras naciones y debían rechazar totalmente la idolatría. En los tiempos bíblicos, ninguna persona debía presentarse delante de Dios con las manos vacías (Exo. 23:15). Más que traer un animal como sacrificio, la gente debía traer palabras de arrepentimiento como ofrenda de gratitud.

Luego de una confesión penitencial del pueblo, Dios respondía con una serie de promesas. La principal de ellas era la curación de las enfermedades del pueblo por el Médico divino. La relación renovada de Dios con Israel es comparada con el rocío que provee la única humedad disponible para las plantas en la estación seca (verano) en Palestina. También está vinculada con el olivo, que se consideraba muy valioso. Su follaje proporcionaba sombra y frescura, y su aceite se usaba como alimento, loción para la piel y combustible para las luces. Los cedros del Líbano son considerados los árboles más útiles en las tierras bíblicas. Su madera era muy apreciada, y servía para la construc­ción de templos y palacios reales (1 Rey. 6:9, 10). Las raíces plantadas por Dios producirán tal abundancia de plantas nuevas que Israel llegará a ser un jardín lleno de bendiciones para todo el mundo.

Lee los últimos versículos del capítulo. ¿Qué condiciones se requieren para que todas estas promesas se cumplan? ¿Por qué esto no es diferente hoy para noso­tros como adventistas?

 

Viernes 12 de abril


PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Comparar las siguientes dos citas con los mensajes presentados en Oseas 7 al 14.
“Dios había hablado al mundo por medio de la naturaleza, las figuras, los símbolos, los patriarcas y los profetas. Las lecciones debían ser dadas a la hu­manidad en su propio lenguaje. […] Los principios del gobierno de Dios y el plan de redención debían ser definidos claramente. Las lecciones del Antiguo Testamento debían ser presentadas plenamente a los hombres” (DTG 25).

“A través de los largos y oscuros años durante los cuales un gobernante tras otro se destacaba en atrevido desafío al Cielo y hundía cada vez más a Israel en la idolatría, Dios mandó mensaje tras mensaje a su pueblo apóstata. Mediante sus profetas, le dio toda oportunidad de detener la marea de la apostasía, y de regresar a él. [… ] Nunca iba a ser dejado el reino de Israel sin nobles testigos del gran poder de Dios para salvar a los hombres del pecado. Aun en las horas más sombrías, algunos iban a permanecer fieles a su Gobernante divino y, en medio de la idolatría, vivirían sin mancha a la vista de un Dios santo. Esos fieles se contaron entre el residuo de los buenos por medio de quienes iba a cumplirse finalmente el eterno propósito de Jehová” (PR 78, 79).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

  1. Se ha sugerido que por medio de la vida y el ministerio de Oseas la palabra de Dios a Israel, en un sentido, “había llegado a ser carne”. ¿De qué modo esta idea es solo un pequeño reflejo de la gran verdad acerca de la humanidad de Jesús? Ver Juan 1:14.
  2. El antiguo Israel no se separó de Dios de la noche a la mañana. En cambio, su apostasía fue un proceso gradual. Prepárate para compartir con los miembros de tu clase algunas de las maneras en las que uno puede permanecer fiel a los principios eternos de Dios en un mundo que cambia constantemente.
  3. Algunas personas creen que el mensaje del evangelio acerca del gran amor de Dios y la salvación se presenta claramente solo en el Nuevo Testamento, pero no en el Antiguo. ¿Qué tiene de erróneo esta idea?
  4. En la clase, repasen las respuestas que dieron a la pregunta final de la sección del martes.
  5. El Antiguo Testamento era la Biblia que Jesucristo y el apóstol Pablo leían. Busca en el Nuevo Testamento las citas de Oseas que se encuentran en Mateo 9:13 , y Romanos 9:25 y 26. ¿De qué modo usaron Jesús y Pablo el mensaje del evangelio en Oseas con el fin de proclamar la verdad para nosotros?

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment