≡ Menu

Segundo trimestre (abril-junio) de 2015

“¿Quién es Jesucristo?”

Lección 3: – Para el 18 de abril de 2015

 

Sábado 11 de abril

Lee Para el Estudio de esta Semana: Lucas 4:16-30; 6:5; Efesios 1:3-5; Lucas 9:18-27; 2 Pedro 1:16-18.

Para Memorizar: “Él les dijo: ¿Y vosotros, quién decís que soy? Entonces respondiendo Pedro, dijo: “El Cristo de Dios” (Luc. 9:20).

¿Quién es Jesucristo?

La pregunta no es un artilugio filosófico ni sociológico. Llega al centro de quiénes son los seres humanos y, aún más importante, qué les ofrece la eternidad.

La gente puede admirar las obras de Jesús, honrar su palabra, exaltar su paciencia, abogar por su no violencia, aclamar su firmeza, alabar su abnegación, y quedarse sin habla por el cruel final de su vida. Muchos incluso están listos para aceptar a Jesús como un hombre bueno que trató de poner orden en las cosas, infundir equidad donde había injusticias, ofrecer sanidad donde había enfermedad y traer consuelo donde había solo miseria.

Sí, Jesús bien pudo ganarse el título del mejor maestro, un revolucionario, un líder por excelencia, y un psicólogo que puede penetrar las profundidades del alma de la persona. Él fue todo eso, y mucho más.

Sin embargo, ninguna de estas cosas llega cerca de responder la pregunta de máxima importancias que Jesús mismo planteó: “¿Y vosotros, quién decís que soy?” (Luc. 9:20).

Es una pregunta que demanda una respuesta, y de la cual depende el destino de la humanidad.

 

Domingo 12 de abril:

Reacciones ante Jesús

Lee los evangelios y el Nuevo Testamento. En estos libros se hacen afirmaciones increíbles, no solo sobre lo que hizo Jesús, sino acerca de quién fue él (por supuesto, lo que Jesús hizo afirma con fuerza quién era Jesús). Estas afirmaciones –que él es Dios, que es nuestro Redentor, que solo él es el Camino a la vida eterna− demandan nuestra atención porque tienen implicaciones de consecuencias eternas para cada ser humano.

Lee Lucas 4:16 al 30. ¿Qué hizo que la gente reaccionara como lo hizo? Ver también Juan 3:19.

La audiencia del pueblo de su niñez estuvo entusiasmada al principio de ver a Jesús quien, después de realizar muchos milagros y maravillas, regresó a Nazaret, y “estaban maravillados de las palabras de gracia” que pronunciaba (Luc. 4:22). Pero, su reacción ante su reprensión mostró qué espíritu realmente los animaba.

Lee Lucas 7:17 al 22. ¿Cuál fue la pregunta de Juan acerca de Jesús, y por qué la habría hecho?

Aun Juan el Bautista, el precursor de Jesús y el que lo anunció como “el Cordero de Dios”, tuvo dudas que penetraron en las profundidades de su ser. Quería saber: “¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro?” (Luc. 7:19).

Nota también que Jesús no respondió directamente la pregunta de Juan; en cambio, señaló los hechos que daban testimonio: “los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio” (vers. 22). Se podría alegar que Jesús no necesitaba responder directamente a la pregunta de Juan; sus actos y acciones daban amplio testimonio de quién era.

En un sentido, la respuesta que dio Jesús podría haber hecho que Juan estuviera un poco más consternado. Después de todo, si Jesús tiene el poder de hacer todas esas cosas increíbles, ¿por qué estoy languideciendo en esta cárcel? ¿Quién no se ha hecho la misma pregunta en sus propias tragedias personales: Si Dios tiene tanto poder, ¿por qué me ocurre esto a mí? ¿Por qué es la Cruz, y todo lo que ella representa y promete, nuestra única respuesta?

 

Lunes 13 de abril:

Hijo de Dios

“Hijo del hombre” e “Hijo de Dios” son dos nombres con los que los evangelios describen quién era Jesús. El primero indica al Dios encarnado; el segundo señala su divinidad como la segunda Persona de la Deidad. Juntas, los dos nombres nos invitan a meditar en el milagro de Jesucristo: Dios, que es tanto divino como humano. Es un concepto difícil de captar, pero esa dificultad no quita nada de esta verdad asombrosa, y de la gran esperanza que nos ofrece.

Lee Lucas 1:31, 32 y 35; y 2:11. ¿Qué nos dicen estos versículos acerca de quién es realmente Jesús?

En Lucas 1:31 y 32, el ángel vincula el nombre “Jesús” con el “Hijo del Altísimo” a quien “el Señor Dios le dará” el trono de David. Jesús es el Hijo de Dios. Él es también el Cristo, el Mesías, quien restaurará el trono de David, no como un libertador terrenal, sino en el sentido escatológico de ser el que, en última instancia, derrotará el intento de Satanás de usurpar el trono de Dios mismo. A los pastores, el ángel anunció que el niño en el pesebre era el “Salvador, que es Cristo el Señor” (Luc. 2:11).

Al mismo tiempo, el título “Hijo de Dios” no solo afirma la posición de Cristo en la Deidad, sino también revela la estrecha e íntima relación que Jesús tuvo con Dios el Padre mientras Jesús estuvo sobre esta tierra.

No obstante, la relación entre el Padre y el Hijo no es la misma que tenemos nosotros con Dios. Aunque nuestra relación es un resultado de la obra de Cristo, tanto como Creador y Redentor, su relación con el Padre como Hijo es la de uno de los tres socios iguales y eternos. Por medio de su divinidad, Jesús mantuvo los lazos más estrechos posibles con el Padre.

“Jesús dice: ‘Mi Padre que está en los cielos’, como para recordar a sus discípulos que mientras que por su humanidad está vinculado con ellos, participa de sus pruebas y simpatiza con ellos en sus sufrimientos, por su divinidad está unido con el trono del Infinito” (DTG 410).

¿Qué significa para nosotros que Jesús fue Dios, en el sentido más pleno? Aunque esta verdad está llena de implicaciones, una de las más asombrosas es que, aunque era Dios, Jesús condescendió no solo a tomar sobre sí nuestra humanidad, sino a ofrecerse a sí mismo como sacrificio en esa humanidad, por nosotros. ¡Estamos hablando aquí de Dios! ¿Qué esperanza maravillosa nos da esta verdad por lo que nos dice acerca de cómo realmente es Dios?

 

Martes 14 de abril:

Hijo del hombre

Aunque Jesús era bien consciente de que era tanto Hijo del Hombre como Hijo de Dios (Luc. 22:67-70), su manera favorita de designarse fue “Hijo del Hombre”. Nadie se dirigió a él con ese título. Fuera de los evangelios, solo aparece ese título en el discurso de Esteban (Hech. 7:56) y en Apocalipsis 1:13 y 14:14; pero aparece 25 veces en Lucas y más de 80 en los evangelios. En Lucas, destaca su interés en la humanidad de Jesús como el hombre enviado por Dios para proclamar la salvación.

“La humanidad del Hijo de Dios es todo para nosotros. Es la cadena áurea que une nuestra alma con Cristo y, mediante Cristo, con Dios. Esto ha de ser nuestro estudio. Cristo fue un verdadero hombre. Dio prueba de su humildad al convertirse en hombre. Sin embargo, era Dios en la carne” (MS 1:286).

El uso de “Hijo del Hombre” en Lucas da vislumbres de la naturaleza, la misión y el destino del Jesús encarnado.

Primero, el título lo identifica como humano (Luc. 7:34), sin un domicilio o seguridad mundanos (Luc. 9:58).

Segundo, Lucas lo usa para afirmar la naturaleza y la divinidad de Cristo: “El Hijo del Hombre es Señor aun del sábado” (Luc. 6:5). Él también es el Creador, con el poder de perdonar pecados (Luc. 5:24).

Tercero, para realizar su misión redentora ordenada antes de la fundación del mundo (Efe. 1:3-5), el Hijo del Hombre vino para buscar y salvar a los perdidos (Luc. 9:56; 19:10). Pero, la redención misma no puede ser completada hasta que “el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, y sea desechado… y sea muerto, y resucite al tercer día” (Luc. 9:22). Este sendero que el Hijo del Hombre debía recorrer, y el precio que debía pagar, revelan el origen divino del plan de la redención y la sumisión de Cristo, en su humanidad, a ese plan.

Cuarto, nota el cuadro completo del sufrimiento del Mesías en Lucas: su conocimiento previo de la Cruz (Luc. 18:31-33), la traición (Luc. 9:44), su muerte en cumplimiento de la profecía (Luc. 22:22), su crucifixión y su resurrección (Luc. 24:7; compara con Luc. 11:30), y su función como Mediador ante el Padre (Luc. 12:8).

Quinto, Lucas ve al Hijo del Hombre en términos de los últimos días como Aquel que retorna a la tierra para recompensar a sus santos y para concluir la gran controversia (Luc. 9:26; 12:4; 17:24, 26, 30; 21:36; 22:69).

En pocas palabras, el título “Hijo del Hombre” incorpora los diversos aspectos de quién es Cristo, lo que vino a hacer, lo que hizo y lo que hará por nosotros.

 

Miércoles 15 de abril:

“El Cristo de Dios”

Lee Lucas 9:18 al 27. ¿Por qué haría Jesús una pregunta cuya respuesta él ya sabía? ¿Qué lección procuraba enseñarles acerca de sí mismo y de lo que significa seguirlo?

“¿Y vosotros, quién decís que soy?” (Luc. 9:20). La pregunta que hizo Jesús hace dos mil años ronda todavía hoy. Se han dado muchas respuestas diferentes. Un gran maestro. Un ético profundo. La personificación de la verdad. La encarnación del sacrificio propio. Un profeta intrépido. Un reformador social. Un modelo de todo lo que debe ser un ser humano. Pero, solo lo que dijo Pedro es la respuesta suficiente.

Después de revelar su autoridad sobre la naturaleza (Luc. 8:22-25), su poder sobre los demonios (vers. 26-35) y las enfermedades (Luc. 5:12-15; 8:43-48), su capacidad para alimentar a cinco mil personas (9:13-17), y su poder sobre la misma muerte (8:51-56), Jesús confronta a sus discípulos con dos preguntas: primera, qué piensan otros acerca de él; segunda, qué piensan ellos mismos. No lo preguntó para conocer algo que no supiera ya, sino porque les pediría un compromiso que les costaría todo.

“Nuestro conocimiento de Jesús jamás puede ser de segunda mano. Alguien puede conocer todo lo que se ha dicho acerca de Jesús; puede conocer todas las cristologías concebidas por la mente del hombre; puede ser capaz de brindar un resumen competente de las enseñanzas sobre Jesús que hubiera hecho cada pensador y teólogo del mundo, y sin embargo no ser cristiano. El cristianismo nunca consiste en conocer algo sobre Jesús; siempre consiste en conocer a Jesús. Jesucristo exige un veredicto personal. No solo le preguntó a Pedro; pregunta a cada hombre: ‘Tú, ¿qué piensas de mí?”–William Barclay, El Nuevo Testamento comentado: Mateo, 2:147.

Nuestra respuesta a la pregunta de Jesús solo puede ser la confesión de Pedro: Jesús es “el Cristo de Dios” (Luc. 9:20). Cristo significa “ungido”, el Mesías, cuya misión es la de liberar a la humanidad de las garras de Satanás y del pecado, e inaugurar el reino de la justicia.

No es suficiente saber quién fue Jesús. Necesitamos conocerlo por nosotros mismos. Entonces, si tú afirmas conocer a Jesús, ¿qué sabes realmente de él? Es decir, ¿qué te ha enseñado tu conocimiento personal de Jesús sobre él, y acerca de cómo es él?

 

Jueves 16 de abril:

La transfiguración

Lee los informes de la transfiguración en los tres evangelios (Luc. 9:27-36; Mat. 17:1-9; Mar. 9:2-8). (Además, lee el informe de Pedro, y nota lo que él establece de su experiencia presencial: 2 Ped. 1:16-18.) ¿Qué información adicional da Lucas, y por qué es importante?

Lucas da un detalle que Mateo y Marcos no mencionan: Jesús subió al monte para orar, y tomó consigo a Pedro, Juan y Santiago. Jesús se concentró en Jerusalén, y previó el sendero de sufrimiento que le esperaba. Jesús quería estar seguro de que hacía lo que Dios quería que hiciese. En esos momentos, la oración era la única manera de encontrar certeza y seguridad. El proceso de orar derramó gloria divina sobre Jesús: “La apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente” (Luc. 9:29).

El Jesús transfigurado conversaba con Moisés y Elías acerca de “su partida, que iba Jesús a cumplir en Jerusalén” (vers. 31). La palabra partida puede entenderse como: su venidera muerte en Jerusalén (aunque la palabra utilizada, éxodos, no se usa a menudo para la muerte); pero, “partida” también puede ser el gran “éxodo” que Jesús estaba por realizar, el éxodo redentor que traería liberación del pecado.

La conversación de los tres concluyó con una voz de aprobación del Cielo: “Este es mi Hijo amado; a él oíd”. (vers. 35). La transfiguración ungió a Jesús con gloria, afirmó su calidad de Hijo, y anunció que la redención le costaría la vida. De allí, la orden celestial a los discípulos: Oídlo a él. Sin obediencia y lealtad exclusiva a él, no hay discipulado.

Elena de White dice que Moisés y Elías, “escogidos antes que cualquier ángel que rodease el trono, habían venido para conversar con Jesús acerca de las escenas de sus sufrimientos, y para consolarle con la seguridad de la simpatía del Cielo. La esperanza del mundo, la salvación de todo ser humano, fue el tema de su entrevista” (DTG 391). De este modo, Jesús, que había consolado a tantos otros, encontró consuelo para sí mismo. ¿Qué nos dice esto acerca de cómo aún los más fuertes entre nosotros, nuestros dirigentes, maestros y conductores, pueden a veces necesitar ánimo y ayuda de otros? ¿A quién conoces que ahora mismo podría necesitar consuelo y ánimo?

 

Viernes 17 de abril

Para Estudiar y Meditar:

“Evitad toda cuestión que se relacione con la humanidad de Cristo que pueda ser mal interpretada. La verdad y la suposición tienen no pocas similitudes. Al tratar de la humanidad de Cristo, necesitáis ser sumamente cuidadosos en cada afirmación, para que vuestras palabras no sean interpretadas haciéndoles decir más de lo que dicen, y así perdáis u oscurezcáis la clara percepción de la humanidad de Cristo combinada con su divinidad. Su nacimiento fue un milagro de Dios. […] Nunca dejéis, en forma alguna, la más leve impresión en las mentes humanas, de que una mancha de corrupción o una inclinación hacia ella descansaron sobre Cristo, o que en alguna manera se rindió a la corrupción. Fue tentado en todo como el hombre es tentado y, sin embargo, él es llamado “el Santo Ser”. Que Cristo pudiera ser tentado en todo como lo somos nosotros y, no obstante, fuera sin pecado es un misterio que no ha sido explicado a los mortales. La encarnación de Cristo siempre ha sido un misterio, y siempre seguirá siéndolo”.- “Comentarios de Elena G. de White”, CBA 5:1102, 1103.

Preguntas para Dialogar:

  1. Lee la cita de Elena de White que antecede, acerca de la naturaleza humana de Cristo. Debemos afrontar el hecho de que la naturaleza humana de Jesús, así como su naturaleza divina, es una gran verdad que por ahora no podremos entender completamente. Ella escribió: “La encarnación de Cristo siempre ha sido un misterio, y siempre seguirá siéndolo”. ¿Por qué debemos ser muy cuidadosos acerca de pronunciar juicios severos sobre quienes no comprenden este “misterio” del mismo modo que nosotros?
  2. Piensa acerca de lo que sucedió en el monte de la transfiguración. Este evento en la historia de la salvación estaba por ocurrir, y ¿qué hacían los discípulos que subieron al monte con él? ¡Dormían! ¿De qué modo puede ser esta una metáfora de nosotros mismos, como creyentes o como iglesia, que vivimos justo antes de otro gran evento: la segunda venida de Jesús?
  3. Lee algunas de las cosas que Jesús dijo acerca de sí mismo. ¿Por qué, entonces, la idea de que Jesús fue solo un gran hombre, un gran profeta o un gran dirigente espiritual tiene una falla lógica? ¿Por qué debemos aceptar que era lo que él dijo ser, y no un lunático o un engañador? ¿Por qué no hay otra opción para nosotros con respecto a la identidad de Jesús?
{ 0 comments }