≡ Menu

Tercer trimestre (julio-septiembre) de 2014

 “La iglesia”

Lección 8: – Para el 23 de agosto de 2014

 

Sábado 16 de agosto

Lee Para el Estudio de esta Semana: Deuteronomio 32:4; Salmos 28:1; Juan 17; Juan 15:1-5; Mateo 7:1-5; 5:23, 24; 18:15-18.

Para Memorizar: “Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste” (Juan 17:20, 21)..

Las raíces de la Iglesia Cristiana pueden ser rastreadas hasta Adán, Abraham y los hijos de Israel. El Señor llamó a Abraham, y luego a los israelitas, para que entraran en una relación de pacto con él a fin de bendecir al mundo por medio de ellos. En el transcurso de la historia sagrada, esa relación de pacto fue continuada por la iglesia.

La iglesia no es un invento de los apóstoles ni de cualquier ser humano. Durante su ministerio, Cristo mismo anunció su intención de establecer su iglesia: “edificaré mi iglesia” (Mat. 16:18). La iglesia debe su existencia a Jesucristo. Él es su originador.

Según los evangelios, el término iglesia aparece en los labios de Jesús solamente tres veces (Mat. 16:18, 18:17). Esto no significa, sin embargo, que él no haya hablado sobre el tema. De hecho, Jesús enseñó conceptos muy importantes en relación con la iglesia. Nuestro estudio, esta semana, se centrará en dos ideas fundamentales: el fundamento de la iglesia y su unidad.

 

Domingo 17 de agosto:

El fundamento de la iglesia

Jesús dijo: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia” (Mat 16:18). ¿Quién es la roca (petra en griego) sobre la cual la iglesia está construida? Algunos intérpretes creen que Pedro es la roca. Argumentan que el Señor utilizó un juego de palabras entre Pedro y roca (Petros y petra, respectivamente, en griego), un juego de palabras que, supuestamente, sería más claro en arameo, el idioma que probablemente utilizó Jesús. Sin embargo, el hecho es que nadie sabe con certeza qué palabras usó Jesús en arameo. Solamente tenemos el texto griego registrado por Mateo, que hace una distinción entre Petros (piedra) y petra (roca), una distinción que no se puede ignorar.

Hay buenas razones para afirmar que petra se refiere a Cristo. El contexto inmediato de la aseveración de Jesús (Mat. 16:13-20) se centra en la identidad y la misión de Cristo, no de Pedro. Además, Jesús había utilizado anteriormente la imagen de construir sobre una roca, claramente identificando la roca como él mismo y sus enseñanzas (Mat. 7:24, 25).

¿Cuál es el significado simbólico de “roca” en el Antiguo Testamento? Deut. 32:4; Sal. 28:1; 31:2, 3; 42:9; 62:2; Isa. 17:10.

Cuando Pedro y los otros apóstoles escucharon a Jesús hablar sobre construir su iglesia sobre una roca, deben haber interpretado esta imagen en términos de lo que significaba en el Antiguo Testamento, es decir, un símbolo de Dios.

Pedro mismo afirmó que Cristo es “la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo” (Hech. 4:11), y le asignó el término roca a Cristo como el fundamento de la iglesia (1 Ped. 2:4-8). Aunque comparó a los cristianos en general con “piedras vivas”, Pedro aplicó el término roca (petra) únicamente a Cristo. En la Biblia ningún ser humano es llamado petra, excepto Jesús.

El apóstol Pablo también utilizó el término petra refiriéndose a Cristo (Rom. 9:33; 1 Cor. 10:4) y declaró enfáticamente que “nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo” (1 Cor. 3:11). Concluimos, por lo tanto, que la iglesia apostólica entendió unánimemente que Jesucristo mismo es la petra subyacente sobre la cual está construida la iglesia, y que los profetas y apóstoles, incluyendo a Pedro, son la primera hilera de piedras vivientes en el edificio espiritual de la iglesia (Efe. 2:20).

¿Por qué es tan importante saber que la iglesia, aunque a veces parezca débil, está fundada sobre Cristo mismo?

 

Lunes 18 de agosto:

La oración de Jesús por unidad

Era jueves de noche. Después de la Última Cena, Jesús y sus discípulos se dirigieron al Monte de los Olivos. En el camino a Getsemaní, Jesús se detuvo y oró por él mismo, por sus discípulos y por todos los que, más tarde, habrían de creer en él por la predicación de los apóstoles. Aunque la agonía de la cruz estaba delante de él, su mayor preocupación no era él mismo, sino sus seguidores. Juan 17 presenta la oración intercesora más larga de Jesús que se registra en la Biblia. Es alentador pensar que oró por todos los creyentes en él, incluidos a cada uno de nosotros.

Lee Juan 17. ¿Cuál fue el pedido de oración principal de Jesús hacia el Padre, en relación con los creyentes? Leer especialmente los versículos 21-23.

La unidad es crucial para la vida de la iglesia. Podemos percibir su importancia en el hecho de que Cristo repitió cuatro veces su profundo deseo de que sus seguidores sean uno (Juan 17:11, 21-23). En esa hora final y especial, el Señor pudo haber orado por muchas otras cosas muy importantes y necesarias. Sin embargo, enfocó su oración en la unidad de los creyentes. Sabía que el mayor peligro para la iglesia sería un espíritu de rivalidad y división.
El ruego de Jesús no es por uniformidad, sino más bien por una unidad personal similar a su relación con el Padre. Él y el Padre son dos personas, diferentes el uno del otro y cumplen distintas funciones. Aun así, son uno en naturaleza y propósito. De la misma manera, todos nosotros tenemos diferentes temperamentos, contextos, habilidades y roles, pero todos debemos permanecer unidos en Jesucristo.

Este tipo de unidad no se da espontáneamente. A fin de tenerla, debemos aceptar completamente el señorío de Cristo en nuestra vida. Él debe moldear nuestro carácter, y nosotros tenemos que rendirle nuestra voluntad a él.

Esta unidad no es un fin en sí mismo. Es un testimonio para inspirar al mundo a creer en Cristo como el Salvador enviado por el Padre. La unidad armoniosa entre hombres de diversas disposiciones es el testimonio más poderoso de que Dios ha enviado a su Hijo para salvar a los pecadores. Es una evidencia incuestionable del poder salvador y transformador de Cristo. Y tenemos el privilegio de brindar este testimonio.

Muchas veces, la unidad se ve amenazada simplemente por el egoísmo. ¿De qué manera podemos asegurarnos de no poner en peligro la unidad sin una razón justificable?

 

Martes 19 de agosto:

La provisión de Cristo para la unidad

¿Cuál es el fundamento de la unidad que pidió Jesús para su iglesia? Juan 17:23; Juan 15:1-5.

“Vosotros en mí, y yo en vosotros” (Juan 14:20) expresa la relación íntima que debemos tener con Jesús. La presencia de Jesús en nuestros corazones produce unidad. Él trae a nuestra vida dos cosas que son indispensables para la unidad: la Palabra divina y el amor divino.
Si tenemos a Jesús, también tendremos sus palabras que, en realidad, son las palabras del Padre (Juan 14:24; 17:8, 14). Jesús es “la verdad” (Juan 14:6), y la Palabra del Padre también “es verdad” (Juan 17:17). La unidad en Jesús significa unidad en la Palabra de Dios. A fin de tener unidad, debemos estar de acuerdo con el contenido de la verdad, tal como es presentada en la Palabra de Dios. Cualquier intento de obtener unidad sin adherirse a un cuerpo de creencias bíblicas está destinado a fracasar.

El Señor también desea que sus seguidores estén unidos por el amor verdadero. Si tenemos a Jesús, tendremos el amor perfecto que el Padre tiene para con el Hijo (Juan 17:26). Este amor no es una emoción o un sentimiento temporal, sino un principio viviente y permanente de acción. A fin de poseer amor verdadero, debemos tener menos del yo y más de Jesús. Nuestro orgullo egoísta debe morir, y Jesús debe vivir en nosotros. Entonces, nos amaremos verdadera y sinceramente los unos a los otros, haciendo posible la unidad perfecta que Jesús pidió.

“Cuando aquellos que profesan creer la verdad sean santificados en la verdad, cuando aprendan de Cristo, de su mansedumbre y humildad, entonces habrá unidad completa y perfecta en la iglesia” (ST 19 de septiembre, 1900).

No siempre ha sido fácil mantener la verdad en alta estima y, al mismo tiempo, tener verdadero amor unos por otros. Siempre existe el riesgo de enfatizar uno a expensas del otro. Hubo un tiempo en el que la doctrina sola era considerada el elemento más importante para la unidad. Afortunadamente, esta falta de equilibrio se ha ido corrigiendo gradualmente. Hoy, sin embargo, corremos el riesgo de irnos al otro extremo: pensar que, para la unidad, el amor es más importante que la verdad. Debemos recordar que el amor sin la verdad es ciego, y la verdad sin amor es infructuosa. La mente y el corazón deben trabajar juntos.

La iglesia apostólica exhibió la unidad por la cual oró Jesús: “Y perseveraban en la doctrina [verdad] de los apóstoles” y “en la comunión [amor] unos con otros” (Hech. 2:42).

 

Miércoles 20 de agosto:

Un gran obstáculo para la unidad

¿De qué manera las palabras de Jesús registradas en Mateo 7:1 al 5 pueden ayudarnos a evitar divisiones y conflictos en la iglesia?

Es mucho más fácil ver los errores de otros que los propios. Criticar a los demás da un falso sentimiento de superioridad, porque el crítico se compara a sí mismo con otros seres humanos que parecen ser peores que él. Nuestro objetivo, sin embargo, no es compararnos con los demás, sino con Jesús.

Cuántos problemas podríamos evitar si todos obedeciéramos el mandato divino: “No andarás chismeando entre tu pueblo” (Lev. 19:16). Es una verdad dolorosa que “el chismoso aparta a los mejores amigos” (Prov. 16:28).

Por otro lado, hay circunstancias en las que es necesario hablar acerca de otra persona. Antes de hacerlo, sin embargo, deberíamos hacernos tres preguntas:

  1. ¿Es verdad lo que estoy por decir? “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio” (Éxo. 20:16). A veces, podemos informar algo como un hecho cuando en realidad es una suposición o conjetura. Además, inconscientemente, podríamos llegar a añadir nuestra propia valoración y correr el riesgo de juzgar erróneamente las intenciones de otras personas.
  2. ¿Es edificante lo que estoy por decir? ¿Será de ayuda para aquellos que lo escuchen? Pablo nos amonesta a hablar solamente lo que sea bueno “para la necesaria edificación” (Efe. 4:29). Si hubiera algo que fuera verdadero pero no edificante, ¿no sería mejor no decirlo?
  3. ¿Es posible decirlo con amor? La manera en que decimos algo es tan importante como lo que decimos (Prov. 25:11). Si es verdadero y edifica, debemos estar seguros de que podemos decirlo de una manera que no ofenda a otras personas.

Santiago compara la lengua con un pequeño fuego que enciende un gran bosque (Sant. 3:5, 6). Si escuchamos un chisme, no deberíamos añadir más leña al fuego, porque “sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda” (Prov. 26:20). El chisme requiere una cadena de trasmisores para permanecer vivo. Podemos detenerlo simplemente rehusándonos a escucharlo; o, si ya lo hemos hecho, evitando repetirlo. “En vez de causar daño con los chismes, hablemos del inigualable poder de Cristo, y conversemos de su gloria” (ATO 304).

No cabe duda alguna: criticar a otros puede hacernos sentir mejor acerca de nosotros mismos. ¿Qué sucede, sin embargo, cuando nos comparamos a nosotros mismos con Jesús?

 

Jueves 21 de agosto:

La restauración de la unidad

¿Por qué la reconciliación con un hermano que hemos ofendido es un prerrequisito para la adoración aceptable? Mateo 5:23, 24.

Había distintos tipos de ofrendas que eran llevadas al altar, pero Jesús probablemente se refirió a un animal sacrificado para que el pecador pudiera recibir el perdón divino. Antes de poder obtener el perdón de Dios, sin embargo, debemos arreglar nuestras cuentas con los demás. La reconciliación requiere un reconocimiento humilde de nuestras faltas. Sin esa actitud, ¿cómo podemos pedir el perdón de Dios?

¿Qué tres pasos deberíamos seguir si alguien nos ha hecho daño? Mateo 18:15-18.

Jesús nos dice que, en vez de hablar acerca de la ofensa con otras personas, debemos hablar con quien se equivocó, no para criticar a esa persona, sino para mostrarle su error e invitarla a arrepentirse (Lev. 19:17). Con un espíritu de mansedumbre y tierno amor, deberíamos hacer todo intento posible para ayudarla a ver su error, permitiéndole arrepentirse y pedir disculpas. Es muy importante no avergonzar a esa persona haciendo público su error. Eso haría que su restauración y recuperación fuera más difícil.

Idealmente, la conversación privada llevará al arrepentimiento y la reconciliación. No obstante, si el ofensor no reconoce su error ni está dispuesto a corregirlo, el siguiente recurso es llevar a uno o dos testigos (Deut. 19:15) en un esfuerzo por persuadir a la persona descarriada. Estos testigos no deben estar involucrados personalmente en la situación, a fin de estar en condiciones de llamar a la persona al arrepentimiento. Si el ofensor se rehúsa a escuchar su consejo, los testigos pueden declarar sobre los esfuerzos realizados en favor de la persona.

Por último, y solamente si los primeros dos intentos han fracasado, deberíamos decirlo “a la iglesia”; no para que ya se lleve a cabo un acto disciplinario, sino para que se realice un último llamado al arrepentimiento. Desde el principio, todo el proceso debería tener un objetivo redentor (Gál. 6:1).

Cuando alguien nos ha hecho daño, ¿por qué, tan a menudo, no seguimos el procedimiento estipulado por Jesús? ¿De qué formas podemos aprender a no permitir que un deseo de venganza nuble nuestros pensamientos?

 

Viernes 22 de agosto

Para Estudiar y Meditar:

Lee “Unidad cristiana”, Testimonios para la iglesia, t. 5 pp. 218-229.

“La unión hace la fuerza; la división significa debilidad. Cuando los que creen la verdad presente están unidos, ejercen una influencia poderosa. Satanás lo comprende bien. Nunca estuvo más resuelto que ahora a anular la verdad de Dios causando amargura y disensión entre el pueblo del Señor” (TI 5:218).

“Debemos esforzarnos por pensar bien de todos, especialmente de nuestros hermanos, a menos que estemos obligados a pensar de otra manera. No debemos dar apresurado crédito a los malos informes. Son con frecuencia el resultado de la envidia o de la incomprensión, o pueden proceder de la exageración o de la revelación parcial de los hechos” (Ibíd. 55).

Preguntas para Dialogar:

  1. La unidad es sumamente importante para la iglesia cristiana. No obstante, ¿cuán bien se ha mantenido esa unidad? ¿De qué modo piensas que un no cristiano, al observar el cristianismo, consideraría la idea de “unidad cristiana”?
  2. Jesús nos indica que debemos perdonar a aquellos que nos hacen daño. Pero ¿qué sucede si no se han arrepentido y no nos piden perdón? ¿Cómo deberíamos relacionarnos con ellos?
  3. ¿Cuál es la relación entre el amor y la disciplina?
  4. El movimiento ecuménico afirma ser un intento de crear la unidad por la cual oró Cristo. Por más bienintencionados que sean los motivos que algunos puedan tener, ¿qué problemas podemos identificar en el movimiento ecuménico, además de las problemáticas obvias relacionadas con los eventos del tiempo del fin?
  5. “Debemos esforzarnos por pensar bien de todos, especialmente de nuestros hermanos, a menos que estemos obligados a pensar de otra manera”. ¿De qué manera deberíamos entender esa frase, especialmente a la luz de la naturaleza caída de la humanidad?
{ 0 comments }