≡ Menu

Primer trimestre (enero-marzo) de 2015

 “Las mujeres y el vino”

Lección 13: – Para el 28 de marzo de 2015

 

Sábado 21 de marzo

Lee Para el Estudio de esta Semana: Proverbios 31; Job 29:15; Proverbios 8; 1 Corintios 1:21; Apocalipsis 14:13.

Para Memorizar: “No des a las mujeres tu fuerza, ni tus caminos a lo que destruye a los reyes. No es de los reyes, oh Lemuel, no es los reyes beber vino, ni de los príncipes la sidra” (Prov. 31:3, 4)..

El libro de Proverbios comenzó con las enseñanzas de un padre (Prov. 1:1, 8; 4:1) y termina con las enseñanzas de una madre (Prov. 31:1). El nombre Lemuel puede aludir a Salomón; si es así, la madre de Lemuel es la madre de Salomón, y ella advierte a su hijo en contra de las dos amenazas más serias contra el rey: el vino y las mujeres.

La asociación del vino y las mujeres es deliberada. Para ser eficiente como gobernante, el rey tiene que ser cuidadoso de las influencias que lo rodean, y esos dos factores pueden ser muy poderosos. Aunque la mujer correcta puede ser beneficiosa, el alcohol es sólo perturbación.

La introducción del padre se ocupaba de la adquisición espiritual de la sabiduría. Ahora, la conclusión de la madre trata de la aplicación de la sabiduría a la vida real. Porque los principios espirituales que enseñó el padre no significarían nada si la persona no siguiera el consejo práctico ofrecido por la madre.

 

Domingo 22 de marzo:

Un brindis “a la vida”

En muchas culturas, el beber alcohol está asociado con la vida. La gente levanta una copa y desea que el otro tenga una vida larga, aunque la ironía es que cada copa actúa hacia la destrucción de la vida. Botellas elegantemente diseñadas, cantos poéticos y divertidos hacia la bebida, avisos publicitarios agudos, y aun algunos “hallazgos” científicos, todos estimulan a los que beben en su idea de que el alcohol es bueno para ellos. Proverbios ya nos ha advertidos en contra de este engaño mortal (Prov. 23:30-35). Ahora reaparece el tema, mostrándonos aún más daños que puede producir el alcohol.

Lee Proverbios 31:4, 5, 8 y 9. Juntos, ¿qué dicen, y cómo se aplica su mensaje a cada seguidor del Señor, no solo al rey?

En un lenguaje similar, Job se describe como que “era ojos al ciego, y pies al cojo” (Job 29:15). Del mismo modo, el rey o los que tienen recursos deberían ayudar a sostener a los pobres y a los necesitados, a los “mudos” por cuanto no tienen una voz para que los escuchen.

El efecto destructivo del vino también puede verse en cuán fácilmente se distorsiona el juicio de una persona. Aunque el alcohol es suficientemente malo para la persona común, para un rey o alguien que tiene poder, el alcohol puede crear situaciones terribles. El rey que es bebedor no solo “se olvida la ley” y no sabe qué es lo bueno, pero pronuncia sentencias distorsionadas: el culpable es declarado inocente, y el inocente, culpable.

Lo que está en juego aquí es la capacidad para discernir el bien y el mal, lo correcto y lo equivocado. La prohibición de beber vino tiene que ver con la sabiduría básica y, como tal, debe aplicarse a cada ser humano. Es digno de notar que esta preocupación es precisamente la razón implicada en la prohibición especial para los sacerdotes: “para poder discernir entre lo santo y lo profano” (Lev. 10:9, 10).

¿Quién no ha visto los efectos devastadores del alcohol en muchas vidas? ¿Cómo puedes ayudar a otros, especialmente a los jóvenes, a mantenerse alejados de lo que puede traer solo daño para ellos y para otros?

 

Lunes 23 de marzo:

Un brindis “a la muerte”

Lee Proverbios 31:6, 7. ¿Cómo debemos entender estos textos?

Una rápida lectura de estos versículos da la impresión de que la madre de Lemuel permite el consumo de vino o cualquier bebida alcohólica a las personas que están por morir (vers. 6) o a la persona que sufre de depresión (vers. 7). Sin embargo, esta lectura contradiría no solo el contexto inmediato –la madre de Lemuel acababa de advertir al rey contra el beber vino− sino también el contexto general del libro de Proverbios, que en forma sistemática y enfática prohíben el beber vino.

Además, difícilmente tenga sentido ofrecer algo a quien está muriendo que sólo haría que su salud y bienestar empeore. Y dar alcohol a una persona deprimida es como dar sal a alguien que ya está deshidratado. Como Dios se preocupa por nuestros cuerpos y nuestra salud, como sabemos que lo hace, no tiene sentido pensar que estos textos, especialmente en el contexto, esté animando al uso del alcohol.

Más importante aún, un análisis del uso de la expresión “los que están por morir” (NVI; “desfallecidos”, RV60) en el libro de Proverbios revela que este verbo (“morir”, o “perecer”) se usa siempre asociado con los impíos (Prov. 10:28; 11:7, 10; 19:9; 21:28; 28:28). Por medio de la expresión “están por morir”, la madre de Lemuel señala, por asociación, a los impíos o malvados. En cuanto a la expresión “de amargado ánimo”, se refiere a la persona deprimida o amargada (Prov. 31:6), que como los impíos, llega a ser insensible y “se olvida” de su pobreza (Prov. 31:7).

“Satanás reunió a los ángeles caídos para planear alguna manera de hacer el mayor daño posible a la familia humana. Se hizo una propuesta tras otra, hasta que finalmente Satanás mismo ideó un plan. Tomaría el fruto de la vid, como también el trigo y otras cosas dadas por Dios como alimento, y las convertiría en venenos que arruinaran las facultades físicas, mentales y morales del hombre y subyugaran de tal forma los sentidos que Satanás lograse el dominio completo. Bajo la influencia del licor los hombres serían llevados a cometer crímenes de toda clase. El mundo se corrompería mediante el apetito pervertido. Haciendo que los hombres tomaran alcohol, Satanás los degradaría cada vez más” (Te 12).

 

Martes 24 de marzo:

Una mujer virtuosa

“Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas” (Prov. 31:10).

¿Quién es la “mujer virtuosa” de Proverbios 31:10? Diversas indicaciones sugieren que el autor piensa en algo más que una mujer piadosa o la esposa ideal. Siguiendo la sugerencia de muchos pasajes del libro (Prov. 1:20-33; 3:13-20; 4:5-9; Prov. 8), tenemos buena razón para pensar que “la mujer virtuosa” representa la sabiduría. Esta personificación de la sabiduría como una mujer se justifica no solo porque la palabra hebrea para “sabiduría”, jókmah, es un sustantivo femenino, sino porque también permite que el escritor hebreo obtenga toda clase de lecciones concretas para nuestra vida diaria. La sabiduría no es descrita como algún ideal elevado e inalcanzable, sino como una mujer muy práctica y accesible que podría llegar a ser nuestra compañera de la vida.

Esta última enseñanza acerca de la sabiduría se da por medio de un hermoso poema acróstico: cada verso comienza con una letra hebrea siguiendo el orden alfabético, como en el libro de Lamentaciones y muchos salmos.

Compara el texto sobre la sabiduría en Proverbios 8 con nuestro texto sobre la “mujer virtuosa”. ¿Qué rasgos de la “mujer virtuosa” nos recuerdan a la sabiduría en Proverbios?

  1. Ella es preciosa y digna de ser encontrada (Prov. 31:10; 8:35).
  2. Su valor es mayor que las piedras preciosas (31:10; 8:10, 11, 18, 19).
  3. Ella provee alimento (31:14; 8:19).
  4. Ella es fuerte (31:17, 25; 8:14).
  5. Ella es sabia (31:26; 8:1).
  6. Ella es alabada (31:28; 8:34).

Aunque vivimos en la así llamada edad de la información, y aunque hemos adquirido mucho más conocimiento que en las generaciones previas, hay poco que indique que nuestra generación sea algo más sabia que las generaciones anteriores. Realmente, como dijo Martin Luther King, hijo: “Hemos guiado misiles y desviado a los hombres”.

Lee 1 Corintios 1:21. ¿Qué te dice este versículo, y cómo puede esta idea ayudarte a vivir por fe?

 

Miércoles 25 de marzo:

Ella trabaja

La mujer virtuosa de Proverbios 31 no es perezosa; trabaja mucho y es muy activa. El poema insiste en esta cualidad (Prov. 31:27), que caracteriza a los sabios frente a los necios (Prov. 6:6; 24:33, 34). El campo de sus actividades es amplio y concreto. Ser espiritual no significa que deberíamos estar ociosos, con el pretexto de que estamos preocupados con problemas religiosos altamente importantes, y así no tenemos tiempo para ocuparnos de asuntos “triviales”. (Ver Luc. 16:10). La mujer “con voluntad [gustosa, NVI] trabaja con sus manos” (31:13). Es interesante que esta persona muy espiritual nunca se la describe orando o meditando. Se la muestra como una mujer eficiente y productiva, muy similar a Marta de los Evangelios (Luc. 10:38-40).

Lee Proverbios 31:12, 15, 18. ¿Por qué esta mujer siempre está trabajando?

La mujer nunca descansa. Trabaja “todos los días de su vida” (vers. 12), aún durante la noche (vers. 15, 18). Su presencia activa y vigilante es efectiva todo el tiempo. La razón de su atención constante es su responsabilidad. Ella tiene que estar allí; de otro modo, todo se vendrá abajo.

Lee Proverbios 31:20, 25. ¿Cuál es el aspecto temporal de sus proyectos?

Aquí llegamos a un punto importante con respecto a nuestra obra y esfuerzo: será probado por el tiempo. Solo el futuro testificará de la cualidad de nuestras acciones. Trabajar sabiamente es trabajar pensando en el futuro, no solo buscando una recompensa inmediata.

Aunque no trata exactamente de lo mismo, el principio en el siguiente texto del Apocalipsis es muy importante: “Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Apoc. 14:13).

Si tienes una mujer especial en tu vida (quienquiera que sea), ¿qué puedes hacer para mostrarle tu aprecio por ella y por todo lo que ella hace por ti?

 

Jueves 26 de marzo:

Ella se preocupa

Lee Proverbios 31:26 al 31. ¿Qué otras características importantes se ven en esta mujer? ¿Por qué son tan importantes para todos nosotros, no importa quiénes seamos?

Como vimos a lo largo de este trimestre, se pone un gran énfasis en las palabras, en lo que decimos. La mujer es conocida por su sabiduría y por su bondad. Están relacionadas. Después de todo, ¿no podría alegar uno que la bondad es otra forma de sabiduría, especialmente cuando entendemos que la sabiduría no es apenas lo que conocemos sino lo que decimos y hacemos?

Nota, además, la frase “la ley de clemencia”. Es decir, la clemencia o bondad no es solo un atributo pasajero que escapa de su boca de vez en cuando. Es una ley, un principio de su misma existencia. ¡Cuán poderoso sería si la “ley de clemencia” guiara todo lo que sale de nuestra boca!

Lee Proverbios 31:30. ¿Qué punto importante se revela aquí, que a menudo se olvida?

Demasiado a menudo las mujeres son evaluadas únicamente en términos de apariencia exterior; esa es una característica superficial y poco profunda. La Biblia señala cuán “vana” y cuán vacía es esa actitud, en última instancia. La verdadera belleza de esta mujer se encuentra en su carácter y cómo ese carácter se manifiesta en su vida y tareas. La belleza siempre pasará; el carácter puede perdurar por la eternidad. “Un gran nombre entre los hombres es como letras trazadas en la arena; pero un carácter sin mancha perdurará para toda la eternidad” (MGD 81).

¿En qué aspectos de tu carácter necesitas ver una mejoría? Orar acerca de ello está bien, pero ¿qué pasos concretos y positivos debes dar para ver un crecimiento?

 

Viernes 27 de marzo

Para Estudiar y Meditar:

“Al complacer su apetito por el vino y estar bajo su estímulo excitante, su razón estaba nublada, y no podían discernir la diferencia entre lo sagrado y lo común. Contrariamente a la instrucción expresa de Dios, [Nadab y Abiú] lo deshonraron a Dios ofreciendo fuego común en vez del sagrado. Dios los visitó con su ira; salió fuego de su presencia y los destruyó” (TI 3:325).

“Aprendan los niños y los jóvenes, mediante el estudio de la Biblia, cómo ha honrado Dios el trabajo del obrero.[…] Lean… acerca de la mujer sabia descripta en Proverbios, que ‘busca lana y lino, y con voluntad trabaja con sus manos’; que ‘da comida a su familia y ración a sus criadas’; que ‘alarga su mano al pobre, y extiende sus manos al menesteroso’; que ‘considera los caminos de su casa, y no come el pan de balde” (Prov. 31:13, 15, 16, 17, 20, 27)” (Ed 217).

Preguntas para Dialogar:

  1. ¿Por qué la abstinencia total de alcohol es la única buena opción? Después de todo, ¿puede surgir algo bueno del consumo de cualquier clase de alcohol? Por otro lado, piensa en todo el daño que a menudo causa el alcohol.
  2. Medita en la idea de que aunque tengamos mucho conocimiento, no necesariamente tendremos más sabiduría. ¿De qué maneras puede el conocimiento, sin sabiduría, ser aún más peligroso que una falta de conocimiento sin sabiduría? ¿Cuáles son algunos ejemplos recientes en los que podemos ver cuánto daño causa el conocimiento sin sabiduría?
  3. Repasa las características de la “mujer virtuosa”. ¿Cómo pueden los principios que están revelados en esta situación específica, aplicarse a los creyentes, cualquiera sea su sexo, situación marital, o edad?
  4. El libro de Proverbios está lleno de sabiduría práctica. Esto debería decirnos que nuestra religión, aun con toda su elevada teología y dimensiones espirituales, tiene también un lado práctico. ¿Cómo podemos asegurarnos de no descuidar los aspectos prácticos de la fe mientras procuramos cumplir con el aspecto teológico y espiritual?
{ 0 comments }