Maestros

Edición para maestros. Segundo trimestre (abril-junio) de 2016

“Jesús en Jerusalén”

Lección 10: Para el 4 de junio de 2016

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Mateo 21:42.

 

Enseña a tu clase a:

Saber con certeza que Jesús el Mesías cumple las profecías del Antiguo acerca del ungido.

Sentir el asombro de los creyentes del primer siglo cuando se convencieron de que las acciones de Jesús demostraban su origen celestial.

Hacer: Aceptar la gracia transformadora que Cristo da al permitir su entrada en sus corazones.

 

 Bosquejo de la Lección

  1. Saber: Comprender la herencia profética de Cristo
    1. Siendo que muchas personas reclamaron credenciales mesiánicas durante el tiempo de Cristo, ¿cómo pueden los creyentes actuales estar seguros de que Jesús fue el cumplimiento auténtico?
    2. ¿Qué aspectos de la entrada triunfal de Cristo reflejaban las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento?
    3. ¿Qué relación existe entre la maldición del árbol y la purificación del templo?
  2. Sentir: La entrada triunfal de Jesús da esperanza y seguridad
    1. ¿De qué modo la maldición de la higuera y la limpieza del templo nos aseguran que el cielo tiene por responsables a los que hacen el mal?
    2. ¿De qué forma la parábola de la boda nos advierte con respecto a la presunción espiritual y el exceso de confianza?
  3. Hacer: Permitir la entrada de Jesús a nuestros corazones
    1. ¿Qué obstáculos tenemos que impiden la entrada de Cristo a nuestros corazones?
    2. ¿Cómo pueden vencerse estas barreras espirituales, y permitirle así el acceso a Cristo?

 

 Resumen

La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén anticipa su segunda venida, la purificación de la tierra, y el juicio final. Espiritualmente representa la entrada de Cristo a los corazones humanos.

 

 CICLO DE APRENDIZAJE

Texto clave: Mateo 21:42.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La entrada de Cristo en nuestros corazones trae consigo victorias espirituales, limpieza espiritual y responsabilidad personal. Esta purificación y responsabilidad puede ser poco bienvenida, y aún dolorosa. No obstante, cuando se completa el proceso, los creyentes se regocijan por la transformación lograda en sus vidas.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Actividad inicial: Usando materiales naturales o réplicas artificiales, reúne ramas, hojas de palmeras, o sustitutos adecuados. (Una alternativa es pedir a los miembros de la clase que imaginen estos materiales.)

Asigna a cada rama un valor espiritual (por ejemplo, “corazón entregado”, “humildad”, “oración”, “hambre espiritual”, “sed de justicia”, “ser pacificador”, “espíritu perdonador”, “pobreza espiritual”, “preocupados por la injusticia”, “fidelidad”, y cualquier otra cosa que puede ser una preparación espiritual para la entrada de Cristo en los corazones humanos. [Sugerencia: Lee las Bienaventuranzas, Gálatas 5:22, 23; y 2 Pedro 1:5 al 7 para conceptos adicionales.]

Si tu clase se reúne al aire libre, pone las ramas a lo largo del sendero que lleva a la entrada del lugar de reuniones. Si tu clase utiliza una sala, pongan sus ramas cerca de la puerta de entrada. Cuando los miembros ponen las ramas pídeles que indiquen oralmente el valor espiritual asignado a su rama.

Alternativa: Si el lugar que tienen es pequeño, haga un diagrama de Jerusalén en una cartulina, y en tarjetas dibujen ramas y escriban los conceptos espirituales. Internet ofrece diagramas que se pueden copiar. Estos papeles pueden ser puestos en la zona de entrada en el diagrama. Luego, compartan en modo en que la entrada triunfal de Cristo entusiasmó a Jerusalén. Compara el entusiasmo que experimentan los creyentes cuando Cristo entra en sus vidas.

Considera: ¿De qué forma nuestras “ramas con valores espirituales” pueden pavimentar la entrada de Cristo a nuestros corazones?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Esta lección introduce eventos que culminaron con la crucifixión.

Comentario de la Biblia

I. Cumplimiento profético

(Repasa, con tu clase, Zac. 9:9; Hag. 2:6-9; Esd. 3:12.)

El templo de Salomón era un palacio, una muestra del oro en la antigüedad. Tristemente, la piedad de Israel fue deficiente, reflejando en forma inadecuada la norma dorada implicada por aquellos recintos sagrados. Con paciencia, Jehová había atraído a su pueblo, pero al fin no pudo tolerar por más tiempo su rebelión. A pesar del reavivamiento de Josías, se dio la sentencia del juicio divino. Las fuerzas de Nabucodonosor de Babilonia subyugaron a Israel.

La obra maestra de Salomón no se salvó; sus cámaras sagradas fueron incendiadas por los invasores paganos. Después de 70 años de cautividad, se le dio permiso a Israel para repoblar sus territorios anteriores. Con el estímulo de los profetas Hageo y Zacarías, Zorobabel, el gobernador del territorio, y Josué, el sumo sacerdote, coordinaron la reconstrucción del templo. Los habitantes más ancianos que recordaban el templo original, lloraron en voz alta porque este templo de reemplazo era muy sencillo en comparación. Sin embargo, Hageo y Zacarías, les dieron ánimo, declarando que este templo sobrepasaría al anterior por causa del Mesías, la persona representada por sus rituales, que personalmente ocuparía sus recintos sagrados.

Tristemente, estos encuentros no fueron agradables para Dios o para su pueblo. El comercialismo mundanal que ocurría en el templo angustiaba a Cristo. Jesús afrontó estos males con justa indignación, expulsando a los vendedores de los recintos del templo. De este modo las antiguas profecías de Dios se cumplieron. El Ungido de Dios había entrado al templo, restaurando su atmósfera divina al echar a los cambiadores de dinero. La glorificación de Dios en el templo dependía, no de oro físico, sino de la presencia de Cristo. De ese modo el mismo Creador del oro había entrado en su templo, y era muy superior a cualquier cosa creada y magnificaba su importancia con su presencia.

Considera: ¿Cómo pueden los cristianos evitar la trampa de Satanás de valorar la arquitectura y en lugar de tener presente a Cristo en cada aspecto de la vida de la iglesia?

II. Parábolas y lecciones

(Repasa, con tu clase, Mat. 21:18-22:15.)

Cristo inició esa semana con una confrontación, y aunque fue velada, pero resultó aparente. Jesús expresó sus preocupaciones por medio de acciones metafóricas y parábolas significativas.

Entre Betania y Jerusalén, los discípulos encontraron una higuera llena de hojas. La Pascua se realiza antes de que los higos maduren en Jerusalén, y una higuera llena de hojas era algo inusual. Las hojas ofrecían una promesa; pero cubierta de hojas era engañosa. La higuera llena de hojas metafóricamente representa al sacerdocio, que ofrece grandes promesas; sin embargo, su improductividad espiritual, y su corrupción demostraron su total inutilidad. La maldición de Cristo reconocía esa esterilidad, y su posterior marchitamiento representa la demacración espiritual del sacerdocio. Nuestro Señor, lleno de paciencia y de gracia, nos tiene por responsables por las oportunidades espirituales perdidas.

Posteriormente, Jesús narra acerca de un dueño ausente que intenta recoger las ganancias de sus campos. Los labradores arriendan la propiedad para obtener cosechas, prometiendo al dueño un porcentaje de la siega. Sin embargo, rehúsan entregar la porción que corresponde al dueño. Los siervos enviados para recibir esa parte son asesinados. Finalmente, el dueño envía al hijo, y él también es asesinado.

El dueño representa a Dios, los labradores simbolizan al sacerdocio corrupto que usaban la economía espiritual de Dios para ganancias egoístas, los siervos representan los fieles profetas de Dios a lo largo de la historia, y el hijo es Jesús, la piedra del ángulo. Cristo osadamente declaró que sus oyentes farisaicos eran los labradores asesinos. De allí en adelante éstos decidieron matarlo.

Reforzando el tema de la responsabilidad del árbol maldecido, y la parábola de la rebelión de los labradores, Jesús cuenta otra historia: el banquete de boda. El rey invita a todo el que es alguien, pero ellos rehúsan su invitación, aun asesinando a los emisarios que entregaban las invitaciones. Una rápida represalia sigue al despachar a la milicia real para ejecutar a los asesinos y quemar su ciudad.

Después de eso, invita a la gente de la calle. Aunque se proporciona ropaje de bodas a todos los asistentes, uno de ellos mantiene su propia vestimenta sucia. El rey instruye a sus asistentes que levanten a ese intruso y lo arrojen a la oscuridad total. Los adversarios de Cristo reconocen que esta parábola también les apunta a ellos. Sin embargo, la inclusión del huésped inadecuadamente vestido sugiere que aun el aceptar la invitación no era suficiente. Los invitados deben asistir vestidos adecuadamente, simbolizando la importancia de la justicia de Cristo cuando se compara con la nuestra.

Considera: ¿De qué forma pueden saber los creyentes que no han meramente aceptado la invitación de Cristo, sino que están realmente vestidos con la justicia de Cristo?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: La justicia nunca debe estar limitada a una comprensión concentrada exclusivamente en la justificación. Aceptar la oferta de Cristo de la salvación constituye ese primer paso indispensable, pero no es el paquete total.

La justicia también involucra transformación, y esto es indispensable. La responsabilidad se enseña a través de todas las parábolas de Cristo, y en todas las Escrituras. Todo aquel que dependa de sus esfuerzos espirituales finalmente quedará chasqueado. Todo aquel que confía en la operación interna de Dios por medio del Espíritu de Dios quedará satisfecho.

Preguntas para reflexionar:

  1. Siendo que nuestros cuerpos son considerados, en la Biblia, como templos, ¿qué lecciones podemos aprender de la purificación que hizo Jesús del templo de Jerusalén?
  2. ¿Qué aprendemos de que la piedra del ángulo (que representa a Cristo) fue inicialmente rechazada antes de ser reconocida como la Roca indispensable?
  3. ¿Qué seguridad pueden encontrar los discípulos en saber que la piedra del ángulo del templo era la única piedra que servía para ese lugar, y que era capaz de soportar un peso enorme? ¿De qué modo Cristo es adecuado a nuestras necesidades? ¿Por qué solo Cristo puede sostener nuestro bagaje emocional y físico?

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Qué acciones podrían realizar los discípulos de Cristo parta asegurarse de que su experiencia no es infructífera?
  2. Los labradores desdeñaron cualquier pensamiento de que el dueño tenía derechos sobre la cosecha, rehusando entregar la porción que le correspondía. ¿Qué derechos podrían estar reteniendo los discípulos modernos del “Dueño de su vida”?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: La acción principal en la salvación viene de Dios. No obstante, sin una acción recíproca del hombre, la provisión de Dios es inútil, y por ello, la responsabilidad humana es importante.

Actividad final: Invita a los miembros a crear inventarios espirituales personales, mentales o escritos, de cosas por las cuales son responsables ante Dios (por ejemplo, finanzas, salud personal, expresión sexual, actividades comerciales, relaciones interpersonales, etc.). Desafíalos a evaluar si sus vidas están glorificando a Dios y siendo productivas según las normas del cielo.