≡ Menu

Maestros

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2015

 La venida de Jesus

Lección 1: Para el 4 de Abril de 2015

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Lucas 1:37.

 

Enseña a tu clase a:

Saber que Jesús es real, histórico y universal.

Sentir y aceptar la promesa de que todas las cosas son posibles con Dios.

Hacer: Experimentar la salvación al vivir cerca de Jesús.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: La realidad de Jesús.
    1. ¿Cómo revela el nacimiento virginal de Jesús que la salvación es una actividad de Dios, no de la humanidad?
    2. ¿Cómo nos enseñan Lucas 1 y 2 que Jesús es una persona real e histórica, no un mito?
    3. ¿Cómo enfatiza Lucas la universalidad de Cristo y de su evangelio?
  2. Sentir: Que todas las cosas son posibles con Dios.
    1. ¿De qué forma los nacimientos de Juan el Bautista y de Jesús nos proporcionan confianza en que todas las cosas son posibles para Dios?
    2. Si eres pobre o indefenso, ¿qué puedes aprender de la seguridad que dio Gabriel: “Porque nada hay imposible para Dios”? (Luc. 1:37).
  3. Hacer: Experimentar la promesa de Dios.
    1. ¿De qué manera las vidas de oración de María, Elisabet y Zacarías pueden ayudarte a confiar y experimentar las promesas de Dios?
    2. Reflexiona sobre el pesebre, los pañales, y que “no había lugar en el mesón”. ¿Por qué no debemos permitir que la pobreza nos impida que Dios nos use en su misión?

 

Resumen

La promesa “nada hay imposible para Dios” debería permitirnos esperar en Dios, escuchar su Palabra y orar por el cumplimiento de sus propósitos en nuestra vida.

 

CICLO DE APRENDIZAJE

Texto destacado: Lucas 1:31-35.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Los cristianos con discernimiento a menudo consideran la historia como el relato de las acciones de Dios en ella. El registro bíblico comienza con el poderoso acto de Dios de la Creación, y recorre el trágico fracaso de los seres humanos por causa del pecado. El conflicto entre Cristo y Satanás, entre la justicia y el pecado, marca mucho de la historia. Con el nacimiento de Jesús en Belén, la segunda Persona de la Deidad entró en el espacio y en el tiempo para cumplir la promesa del pacto de Génesis 3:15 y realizar el plan redentor divino (1 Tim. 3:16). Esto aseguró el fin del pecado y de Satanás, y el triunfo final de la justicia y la misericordia divinas en la gran controversia (Apoc. 20:10).

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: La lección de esta semana inicia el estudio de Lucas, el Evangelio más extenso de los cuatro. Sin ser un testigo ocular de la historia de Jesús, Lucas asumió la tarea de escribir “por orden” lo que Jesús fue y lo que hizo. Médico de profesión (Col. 4:14), compañero de viajes de Pablo (2 Tim. 4:11; File. 24), erudito griego interesado en la investigación histórica (Luc. 1:3; 2:1), Lucas transmite, en su narración, empatía, erudición, investigación y, por sobre todo, un Salvador universal a los gentiles, así como a los judíos (Luc. 3:6; 9:51-56; 10:25-27; 17:11-19). Haz del concepto de la universalidad el foco de tu lección de hoy.

Diálogo inicial: El Evangelio de Lucas comienza con dos milagros: el nacimiento de Juan mediante una pareja que ya había pasado la edad de tener hijos (Luc. 1:11-18), y el nacimiento de Jesús de una virgen (vers. 26-34). ¿Qué otros milagros recuerdas de la Escritura por medio de los cuales Dios reveló su voluntad? ¿Por qué el nacimiento virginal es fundamental para la misión redentora de Dios?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Lucas es el único escritor del Nuevo Testamento que no fue judío. Como gentil, escribe a un conciudadano gentil, su amigo Teófilo. Un hombre culto, y un erudito griego (se dice que los primeros cuatro versículos de este Evangelio son el mejor texto griego del Nuevo Testamento), médico e historiador con una cosmovisión universal, Lucas presenta al Salvador del mundo, sin tener en cuenta raza o nacionalidad, rango, sexo o edad.

De los cuatro evangelios, Lucas nos brinda una narración más completa, ya que un treinta por ciento de la información que contiene no se encuentra en los otros evangelios. Sin Lucas, no habríamos heredado historias universalmente amadas, tales como la del buen samaritano, el hijo pródigo, el hombre rico y Lázaro, el rico insensato, el fariseo y el publicano, etc. Mientras diriges el estudio de este trimestre, recuerda la característica singular de la certeza y la claridad teológicas de Lucas acerca de Jesús.

Comentario de la Biblia

El Evangelio de Lucas comienza con una declaración de propósito: proporcionar un informe “ordenado” de la vida extraordinaria de Jesús. El informe es doble: primero, histórico, que Jesús es real, y vino en un momento específico de la historia (nota los personajes históricos y los períodos mencionados en Luc. 1:5; 2:1-5), y que no fue un mito; y segundo, redentor, que Jesús fue enviado por Dios para ser la buena noticia de la salvación a la humanidad, y traerla a los hombres (Luc. 1:31-35; 2:11). El informe ordenado es obvio en los primeros dos capítulos de Lucas: detalla los preparativos para la venida de Jesús y su nacimiento, y testifica de su singularidad.

I. Preparación del camino

(Repasa, con tu clase, Luc. 1:5-25.)

El Antiguo Testamento es una preparación para el Nuevo. Desde la primera promesa, de Génesis 3:15, hasta la última predicción, del “Sol de Justicia” (Mal. 4:2), toda la Palabra profética tiene un propósito único: preparar el camino para el Redentor. Malaquías cierra su narración profética con la predicción de que Dios enviaría a Elías el profeta a fin de preparar el camino para el Mesías. Cuatrocientos años más tarde, Gabriel le dice a Zacarías, un sacerdote anciano, sin hijos, que él y su estéril esposa tendrían un hijo que vendría con “el espíritu y el poder de Elías […] para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto” (Luc. 1:17).
Todo el que prepara el camino y testifica por Jesús, entonces y ahora, tiene que tener una vida en la que:

  • sea “grande delante de Dios” (vers. 15),
  • esté “lleno del Espíritu Santo” (vers. 15),
  • muchos “se conviertan al Señor Dios de ellos” (vers. 16),
  • actuará con “el espíritu y el poder de Elías” (vers. 17),
  • preparará “al Señor un pueblo bien dispuesto” (vers. 17).

Pregunta para dialogar:

Compara la descripción que dio Gabriel del carácter de Juan (Luc. 1:15-17) con la profecía de Zacarías con respecto a la misión de Juan (1:67-79).

II. El nacimiento de Jesús

(Repasa, con tu clase, Luc. 1:26-38; 2:1-20.)

En el plan divino de las cosas, nada sucede por accidente. A la orden de Dios el Padre, Gabriel, el jefe de las huestes angélicas, se apresura desde la sala del Trono del cielo para llegar a la pequeña aldea de Nazaret con el fin de decirle a una joven virgen: “Concebirás […] y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús”, “y será llamado Hijo del Altísimo” (Luc. 1:31, 32).

Lucas no nos deja dudas acerca del nacimiento virginal. A aquellos que dudan del milagro e insisten en un nacimiento que no fuera sobrenatural, Gabriel les da una respuesta profunda: “Nada hay imposible para Dios” (vers. 37). Si Dios está limitado en la forma en que realiza sus propósitos, entonces Dios deja de ser Dios. Cómo logra su santo propósito, nosotros tenemos que aceptarlo por fe. El Hijo de María es el Hijo de Dios: humanidad y divinidad enlazados tan milagrosamente, y existen misteriosamente en Jesús, el “Salvador, que es Cristo el Señor” (Luc. 2:11).

Preguntas para dialogar

  • El Jesús de la historia y el Cristo de la fe son inseparables en el testimonio del Nuevo Testamento acerca de Jesucristo. ¿Cuáles son los riesgos de tratar de elegir uno e ignorar el otro?
  • Se cita una frase de Tomás de Aquino que dice: “A fin de que el cuerpo de Cristo pueda ser visto como un cuerpo real, nació de una mujer; pero, a fin de que su divinidad pueda ser clara, nació de una virgen”. ¿Qué piensas de esta afirmación, y por qué?

III. Testigos de la singularidad de Jesús

(Repasa, con tu clase, Luc. 2:1-35.)

La historia misma da testimonio de que Jesús no es un personaje ficticio creado por algún buscador de publicidad, ansioso de separarse del judaísmo exclusivista, y de los cultos de misterio de Roma y Grecia. Lucas plantea la realidad histórica de Jesús al afirmar que nació en tiempo real, cuando Augusto dominaba el Imperio y Quirino gobernaba Siria, y cuando César promulgó la orden para su censo, que requirió que José y María de Nazaret viajaran a Belén (Luc. 2:1-7). Lucas, el historiador, no tiene sitio para un Jesús mítico. Para él, Jesús fue real. Fue el Hijo de María, es el Hijo de Dios y es el Salvador del mundo.

Este cuadro del Jesús universal emerge en todo el Evangelio, como veremos en lecciones futuras. La buena noticia de la salvación es para toda la humanidad, y promete lo esencial de la vida: “gloria a Dios”, “en la tierra paz”, y “buena voluntad para con los hombres” (vers. 14).
Dos mil años más tarde, esa fórmula para la recompensa eterna de la vida sigue siendo la misma. La paz es siempre la esperanza humana, pero no puede ser nuestra primera prioridad. Esta debe ser siempre dar “gloria a Dios”. Cuando se reconoce y se recibe a Dios, la paz interior y la exterior seguirán. Los pastores de Belén la experimentaron; Jerusalén, la perdió. Y esa es la tragedia de mucho de lo que es humano.

Considera: ¿Por qué dar gloria a Dios en nuestra vida debe ser nuestra primera prioridad por sobre la búsqueda de la paz, o de cualquier otra felicidad terrenal?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Las acciones de Dios en la historia redentora están bien predichas en la profecía bíblica, y no obstante, pocos, aun de aquellos que están familiarizados con tales profecías, están listos para ese evento. El apóstol dice: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo” (Gál. 4:4). Elena de White declara: “Como las estrellas en la vasta órbita de su derrotero señalado, los propósitos de Dios no conocen premura ni demora. […] Y cuando el gran reloj del tiempo marcó aquella hora, Jesús nació en Belén” (DTG 23). Analiza con la clase el propósito de la profecía y la tragedia del descuido humano de la Palabra de Dios.

Preguntas para reflexionar:

Cuando Jesús nació en Belén, y más tarde comenzó su ministerio, solo unos pocos estaban listos para aceptarlo por quién era. ¿Por qué esto es así?

Pregunta de aplicación:

Así como la profecía predijo la primera venida de Jesús, también proclama su segunda venida. ¿De qué forma será diferente nuestra preparación para su segunda venida de la que tuvo la generación que presenció su primera venida?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Esta lección abre la posibilidad de hacer un autoexamen. Pide a voluntarios que respondan las siguientes preguntas sencillas:

  1. Teófilo: ¿Qué me convencería para creer la historia de Lucas?
  2. Gabriel: ¿Por qué me eligió Dios para llevar la noticia de quién destruiría a aquel cuyo puesto me dio a mí en el cielo?
  3. Elisabet: ¿Por qué creería la historia que trajo mi marido de que Gabriel lo visitó en el Templo?
  4. María: ¿Cómo pude enfrentar las miradas críticas y las historias insoportables que recorrían Nazaret?