≡ Menu

Maestros

Edición para maestros. Primer trimestre (enero-marzo) de 2015

 Detrás de la máscara

Lección 10: Para el 7 de Marzo de 2015

 

El sábado enseñaré…

Texto Clave: Proverbios 25:2, 3; 26:11-16; 27:5, 6.

 

Enseña a tu clase a:

Saber y repasar algunos problemas de la vida pecaminosa, y cuán necesaria es la sabiduría para tratarlos.

Sentir gozo porque Dios nos comprende y nos ayuda con su Palabra para vivir cada día.

Hacer: Aceptar con gratitud la Palabra de Dios como fuente de sabiduría para ayudarnos con los problemas morales y las decisiones que afrontamos.

 

Bosquejo de la Lección

  1. Saber: No estamos todavía en el cielo
    1. La vida nos confunde. No siempre podemos confiar en la gente, y mucho del sufrimiento es inexplicable. ¿Cómo podemos afrontar lo que nos aflige y tratarlo con éxito?
    2. Proverbios 25 y 26 dan vislumbres de sabiduría práctica en situaciones difíciles. ¿De qué modo el consejo de Proverbios es muy contemporáneo?
  2. Sentir: Una nueva ansia por vivir según la Palabra de Dios
    1. Si confiamos en la Palabra de Dios, ¿cómo deberíamos aplicar sus principios?
    2. Si Dios parece distante en momentos difíciles, ¿cómo podemos encontrarlo?
  3. Hacer: Recordar las bendiciones de Dios en momentos difíciles
    1. ¿Cómo podemos afrontar el futuro con confianza en medio de la confusión de la vida?
    2. Recuerda experiencias desconcertantes pasadas en las que Dios te bendijo y/o ayudó a resolverlas. Habla con otros que encontraron ayuda de Dios, y aprende de sus luchas. ¿Cómo sus experiencias pueden llenarte con esperanza y valor?
    3. ¿Por qué es difícil cantar alabanzas a Dios cuando estás desanimado?

 

Resumen

Si nos desanimamos y/o enfrentamos problemas insolubles, ¿qué es lo mejor que podemos hacer? Estudia el consejo práctico de Proverbios 25 y 26, y aprende cómo otros superaron experiencias dolorosas que pueden ayudarte a lograr sabiduría en la vida diaria. Por sobre todo, procura la bendición prometida del “Dios de toda consolación” (2 Cor. 1:3).

CICLO DE APRENDIZAJE

Textos destacados: Proverbios 25:2, 3; 26:11, 12.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: El libro de Proverbios describe diversos personajes, incluyendo a los necios, los perezosos, y los amigos (buenos y malos), recordándonos que las cualidades del carácter afectan a quien las tiene y a otros.

 

PASO 1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Esta lección nos recuerda que el exterior de una persona no siempre está en armonía con la realidad interior. En el interior, uno puede ser engañoso y necio, por ejemplo. Esta discrepancia nos enseña a esforzarnos para que el exterior concuerde con la naturaleza interior, reflejando el carácter veraz y amante de Dios.

Actividad inicial: Pide a los miembros de tu clase que recuerden una ocasión en la que un amigo fue dolorosamente honesto con ellos, y cómo les afectó eso. Además, piensen en una ocasión cuando fueron honestos con un amigo, y cuán difícil fue hacerlo. Jesús era honesto con la gente, y su honestidad fue a veces recibida negativamente.

Considera: Aunque era prisionero de guerra (y tal vez un adolescente), Daniel habló honestamente con sus cautivadores babilonios con respecto a su dieta: “Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse” (Dan. 1:8). Dios bendijo la decisión de Daniel: “Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos” (Dan. 1:9). Este texto nos anima al hacer elecciones morales. ¿Qué personajes bíblicos, en medio del sufrimiento, dieron honra a Dios?

 

PASO 2: ¡Explora!

Solo para los maestros: El libro de Proverbios puede considerarse como un “libro de texto de ética” escrito por el “hombre más sabio” que alguna vez vivió. Piensa en las situaciones morales que afrontan los seres humanos, que no varían con los siglos, y hace que el consejo de Proverbios todavía sea muy contemporáneo.

Comentario de la Biblia

I. Detrás de la máscara

(Repasa, con tu clase, Prov. 25:1-3.)

Dios mismo detesta la deshonestidad: “Seis cosas aborrece Jehová, y aun siete abomina su alma: los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, el corazón que maquina pensamientos inicuos, los pies presurosos para correr al mal, el testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos” (Prov. 6:16-19). ¡Nota que se menciona la mentira dos veces en esta breve lista! Tal vez la antipatía de Dios por la mentira surge, en parte, por la primera mentira dicha en el Edén, que difamaba su carácter, y está en el centro de la larga gran controversia entre Cristo y Satanás.

Considera: ¿Qué lecciones podemos aprender de Daniel, cuando elegimos seguir los caminos de Dios? En el libro de Proverbios se nos aconseja a ser cautelosos con los “necios”. ¿Cómo puede una persona discernir ese carácter, pero seguir aceptando a todas las personas?

II. “El misterio de Dios”

(Repasa, con tu clase, Prov. 25:2.)

El entendimiento de Dios está muy por encima del nuestro, y él está más allá de nuestra comprensión; pero el no poder comprender a Dios no nos excusa de aprender lo que podemos saber acerca de él. En realidad, su Palabra Escrita nos dice que él quiere que lo conozcamos. Aunque él no nos puede explicar todo en la época presente (así como cualquier padre no puede hacerlo con sus hijos pequeños), él promete que algún día lo veremos cara a cara y que nos ayudará a entender muchas cosas de esta vida (incluyendo el sufrimiento) que ahora son inexplicables.

“¡El misterio de la piedad: Dios manifestado en la carne! Este misterio se ahonda a medida que procuramos comprenderlo. Es incomprensible, y sin embargo los seres humanos permiten que cosas mundanas interfieran con las débiles vislumbres que los mortales pueden tener de Jesús y de su amor incomparable… ¿Cómo podemos sentir entusiasmo por las cosas terrenas comunes, y no quedar conmovidos por el cuadro de la cruz del Calvario, el amor que se manifestó en la muerte del amado Hijo de Dios…’

“Si me salvo en el reino de Dios, discerniré constantemente nuevas profundidades en el plan de salvación. Todos los santos redimidos verán y apreciarán como nunca antes el amor del Padre y del Hijo, y las lenguas inmortales entonarán cantos de alabanza. Él nos ama, y dio su vida por nosotros. Cantaremos a las riquezas del amor redentor con nuestros cuerpos glorificados, con nuestras facultades acrecentadas, con nuestros corazones puros y con nuestros labios incontaminados” (MSV 316).

Considera: ¿Cómo amplía la vida de Cristo tu visión del carácter de Dios, y su gran sacrificio? ¿De qué manera ese estudio motiva tu vida moral y te da paciencia y fe frente a situaciones difíciles?

III. El necio como sabio

(Repasa, con tu clase, Prov. 26:11-16.)

Nunca debemos olvidar nuestras limitaciones humanas. Hay un abismo entre la percepción humana y la realidad divina. Los griegos pensaban que este golfo insalvable era causado por el espíritu y la materia. Los escritores bíblicos nos enseñan que esadistancia entre lo humano y lo divino es causada por el pecado. Estamos inclinados a equivocarnos, y necesitamos el conocimiento verdadero que viene de Dios y de su Palabra.

Considera:¿Cuáles son algunas razones para que la mente moderna se resista a la sabiduría bíblica? Salomónparece haber considerado esto cuando escribió el libro de Eclesiastés. Él admitió que la vida es difícil de comprender, pero que la única esperanza es temer y obedecer a Dios (Ecl. 12:13, 14).

IV. El amigo como enemigo versus el enemigo como amigo

(Repasa, con tu clase, Prov. 27:5, 6, 17-23.)

Ser veraz a veces es difícil, sea entre padres e hijos, cónyuges, amigos o conocidos. Por eso, se nos instruye: “No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, ni te fatigues de su corrección; porque Jehová al que ama castiga, como el padre al hijo a quien quiere” (Prov. 3:11, 12).

Este pasaje es una guía al procurar administrar disciplina y corrección. Si es necesario expresar un sentimiento doloroso, debería ser hecho con ternura (a fin de ayudar): “Fieles son las heridas del que ama”, en contraste con la falta de sinceridad engañosa: “pero importunos los besos del que aborrece” (Prov. 27:6). Además: “Los azotes que hieren son medicina para el malo, y el castigo purifica el corazón” (20:30).

Considera: ¿Qué lecciones pueden aprenderse de las luchas, victorias y amistades de personajes bíblicos tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento (por ejemplo, Rut y Noemí, Ana y Elcana, David y Jonatán, Pablo y Bernabé, etc.)?

 

PASO 3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: Algunas veces, por el sufrimiento, ya sea nuestro o de las personas que amamos –o por causa de un trato injusto− es difícil creer que Dios está con nosotros. ¿Qué cosas puede hacer una persona para reafirmarse en su fe durante momentos difíciles? ¿Cómo puede una persona animar a alguien que está desanimado y perdiendo su fe en Dios?

Preguntas para reflexionar:

Aunque llamados por Cristo a amar a nuestros enemigos y hacer bien a los que nos odian, esto no significa permitir que seamos entrampados por un engañador. ¿Cómo podemos cuidarnos de las amistades falsas y seguir aceptando a todas las personas?

Cristo quería estar cerca de quienes él hizo a la imagen de Dios, aun antes del pecado, y los buscó después que pecaron, revelando su naturaleza amante.

“Presenta a Dios tus necesidades, gozos, tristezas, cuidados y temores. No puedes agobiarlo ni cansarlo. El que tiene contados los cabellos de tu cabeza, no es indiferente a las necesidades de sus hijos. ‘Porque el Señor es muy misericordioso y compasivo’ (Sant. 5:11).Su amoroso corazón se conmueve por nuestras tristezas y aun por nuestra presentación de ellas. Llévale todo lo que confunda tu mente. Ninguna cosa es demasiado grande para que él no la pueda soportar; él sostiene los mundos y gobierna todos los asuntos del universo. Ninguna cosa que de alguna manera afecte nuestra paz es tan pequeña que él no la note. No hay en nuestra experiencia ningún pasaje tan oscuro que él no pueda leer, ni perplejidad tan grande que él no pueda desenredar. Ninguna calamidad puede acaecer al más pequeño de sus hijos, ninguna ansiedad puede asaltar el alma, ningún gozo alegrar, ninguna oración sincera escapar de los labios, sin que el Padre celestial esté al tanto de ellos, sin que tome en ello un interés inmediato. Él ‘sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas’ (Sal. 147:3). Las relaciones entre Dios y cada alma son tan claras y plenas como si no hubiese otra alma sobre la tierra a quien brindar su cuidado, otra alma por la cual hubiera dado a su Hijo amado” (CC 100).

Preguntas de aplicación:

Tener a Jesús como amigo, ¿te inspira a ser la clase de amigo que eres, y tener las amistades que tienes? ¿Cómo te han ayudado tus amistades a comprender el amor de Dios?

 

PASO 4: ¡Crea!

Solo para los maestros: En la clase, analicen cómo Dios los bendijo en incidentes específicos en sus vidas, y cómo les ayudó a ser más sensibles a otras personas y sus problemas.

Actividad:

Analiza las situaciones espirituales, políticas, y personales que necesitan ser resueltas ahora, y cómo el ejemplo de Jesús puede ayudarnos a saber cómo hacerlo. ¿Cómo Dios te abrió los ojos a las bendiciones ocultas (al principio) en experiencias difíciles, y aún dolorosas?